De “Impostor” a Salvador y Señor

El tortuoso camino de una pareja judía a la cruz del Calvario

Durante la guerra civil americana yo era cirujano en el ejército de los Estados Unidos. Después de la Batalla de Gettysburg* había cientos de soldados internados en el hospital, veintiocho de los cuales heridos tan gravemente que requerían atención cuanto antes. Había algunos cuyas piernas tenían que ser amputadas, otros sus brazos y otros una pierna y un brazo. Uno de los estos últimos era un muchacho que había estado sólo tres meses en el servicio y, siendo demasiado joven para ser soldado, se había alistado como tambor.

 

Disponible en Formato Digital

USD $0.00

Español