Por el valle de la sombra

La lucha para sobrevivir de un prisionero de guerra

Hice unos cálculos mentales. Asumiendo cuántos había en el campamento y sabiendo cuántos estaban muriendo cada día, calculé que nadie podía vivir más de seis semanas… El número de muertos iba en aumento. Un nuevo cálculo muy aproximado, actualizado el número de muertos y de la población del campamento, arrojó en la mente mía una expectativa de vida de diecisiete días.

 

Disponible en Formato Digital

USD $0.00

Español